El ebook en América Latina y en el mundo hispano

<p>Lecteur Papyre 6.1 II par Guantam, 2008</p>

Reconocida como parte del tercer mundo, ahora eufemísticamente llamado “mundo en vías de desarrollo”, América Latina está habituada a ser vista como un paraje al que los avances tecnológicos llegan tardíamente, si es que llegan. Pese a esta idea generalizada en los países ya desarrollados, a los países en vías de desarrollo también llegan las transformaciones, quizá no al mismo tiempo que en los lugares donde fueron gestadas, quizá a veces lleguen más tarde de lo que se supondría normal, pero lo cierto es que llegan y también causan revuelos, consternación,  adversarios y camaradas, criticas y halagos. Con el ebook no ha sido diferente.

Las transformaciones en el mundo del libro han llegado a Centroamérica y a Sudamérica por un lado, gracias a los cambios gestados desde España y por otro lado directamente desde Estados Unidos donde se producen la mayoría de los avances relacionados con la edición digital. En cuanto a España podemos mencionar el primer gran paso dado en esta materia que fue la fundación de “Grammata” en 2004. Se trata de una “empresa española enfocada en el diseño, publicación y comercialización de libros electrónicos”. Sin embargo, ya en el año 1999, se inauguraba la primera biblioteca virtual dedicada a textos en lengua española, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Los avances presentados por Grammata empezaron a verse con el primer e-reader producido totalmente por una compañía española, se trataba del Papyre (2006), que permitía la lectura de libros digitales, revistas electrónicas y varios de los documentos electrónicos existentes en la época. El Papyre sigue siendo hoy en día una opción de compra en España y en algunos países de América Latina. Pero ya en el 2009, Kindle llegaba a los mercados de España y México capturando buena parte de los primeros lectores de libros electrónicos. Ese mismo año en España empezó un proyecto de biblioteca que permita la descarga gratuita de e-books, contaba con 241 títulos.

Sin embargo el año decisivo para el despegue de los libros electrónicos en el mundo hispano sería el 2010. A Chile llega el Kindle, cubriendo con esto buena parte del mercado latino. En México se amplia la oferta de e-readers y varias librerías y editoriales, como el Fondo de Cultura Económica –editorial de mucha importancia en la América hispana- empiezan a implementar bibliotecas y catálogos especializados en libros electrónicos.

A esto se suma la creación de “Libranda”, la primera plataforma creada por varias de las  editoriales de lengua española y catalana más importantes (Planeta, Santillana y Mondadori), destinada a la distribución de libros digitales. En este proyecto participarían más de once editoriales digitalizando sus fondos. Sin embargo como distribuidora no participaría de la venta directa a los lectores, sino solamente a los libreros. También Brasil participaría de este boom con una nueva plataforma que funcionaría de la misma manera que “Libranda”, se trata de DLD (Distribuidora de Libros Digitales) esta cuenta con un catálogo de 1000 títulos y tampoco realiza la venta a individuos, solo a libreros. Con esta plataforma Brasil también impulsaría una ley que protege los derechos de los autores y lectores de libros digitales.

Barcelona sería también testigo de este auge del e-book dedicando un Coloquio a las transformaciones actuales del libro (“La imprenta 2.0”).  Y por ejemplo, en julio de 2010 la Real Academia de la Lengua Española acepto el término libro electrónico, utilizado tanto como para los dispositivos de lectura como para sus contenidos. Pero podríamos decir que el punto culminante de aquella explosión del 2010 fue la creación de Bubok en Argentina. Bubok es más que una plataforma distribuidora de libros digitales, es más bien una plataforma de publicación electrónica, en ella aquel que quiera publicar sus propias creaciones puede hacerlo, creando toda una comunidad de lectores que comparten y comentan sus libros.

En el 2011 la edición de libros electrónicos crece un 40% en España, y en el curso de este año Alfaguara ya ha presentado un catálogo de novelas latinoamericanas completamente digitalizadas y varias librerías mexicanas han iniciado la venta de e-books a precios mucho más bajos que los de los libros impresos.

Todas estas transformaciones muestran un panorama general de como América Latina pese a muchas de sus dificultades económicas se adapta a los nuevos mercados y reconoce las posibilidades positivas de las nuevas formas de lectura.


Liza Pulecio

Estudiante de Master 2 "Mundo del Libro", apasionada de la lectura en todas sus formas.

More Posts

Liza Pulecio

Estudiante de Master 2 "Mundo del Libro", apasionada de la lectura en todas sus formas.

Vous aimerez aussi...

2 réponses

  1. Hhuan dit :

    Muy interesante el post.
    En la misma línea, se acaba de publicar un artículo relacionado con la educación universitaria en América y los libros digitales. Con título « libros digitales para la educación universitaria en américa latina »

    Les adjunto el enlace de researchgate. Podrán acceder a un pdf.
    https://www.researchgate.net/publication/315896290_Libros_digitales_para_la_educacion_universitaria_en_America_
    Latina_Ebooks_for_higher_education_in_Latin_America

    Muhas gracias
    Un saludo cordial

  1. 27 juin 2012

    […] Reconocida como parte del tercer mundo, ahora eufemísticamente llamado “mundo en vías de desarrollo”, América Latina está habituada a ser vista como un paraje al que los avances tecnológicos llegan tardíamente, si es que llegan. Pese a esta idea generalizada en los países ya desarrollados, a los países en vías de desarrollo también llegan las transformaciones, quizá no al mismo tiempo que en los lugares donde fueron gestadas, quizá a veces lleguen más tarde de lo que se supondría normal, pero lo cierto es que llegan y también causan revuelos, consternación, adversarios y camaradas, criticas y halagos. Con el ebook no ha sido diferente…  […]

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *